31 diciembre, 2013

REPASO ANUAL AL SECTOR EXPORTADOR

La exportación, con matices, 
único elemento positivo en 2013


El año pasado por estas alturas definía el 2013 como "imprevisible". Desgraciadamente esa falta de visibilidad no permitía adivinar lo malo que sería, haciendo que haya sido, o al menos así yo lo considero, peor que el 2012; que ya era difícil. Y no hablo sólo en términos económicos sino sociales, bélicos, catastróficos y humanitarios.

El aspecto económico positivo sin embargo se repite un año más tarde: nuestras exportaciones siguen con viento en popa. Eso sí, con sombras importantes que de no corregirse nos estropearán la fiesta. Exportamos más porque somos más competitivos, pero esa competitividad está generada "a capón".





Pura necesidad de supervivencia dado el estado de nuestro mercado nacional lograda a base de precios de saldo conseguidos ahorrando "costes": despidos masivos de empleados, reducción de salarios y aumento de la carga de trabajo. Aumento de la productividad en estado puro a base de ser más pobres. De aumentar el valor de nuestras ventas internacionales vía I+D+i, formación, y diferenciación mejor no hablamos...Pan para hoy.

Además tampoco se menciona mucho el altísimo indice de fracaso en la internacionalización, ni el hecho de que las exportaciones aumentan fundamentalmente porque las empresas que ya lo hacían antes de la crisis venden más; no porque haya más exportadores regulares. La exportación en este país, como la riqueza, sigue estando en manos de unos pocos.

En lo que concierne las instituciones yo hablaría de una tensa calma. ICEX, Cámaras, Organismos Regionales, etc, etc, mantienen posiciones mal que bien. Las Oficinas Comerciales reagrupaban en sus sedes a los representantes / becarios autonómicos. Pero da la sensación de haber sido un movimiento más simbólico que otra cosa torpedeado además por Cataluña y País Vasco que han dicho que "ni de coña". Una colega me comentaba hace unos días los planes de convertir a las Cámaras en los representantes provinciales del ICEX. Se trataría en mi opinión de un acuerdo lógico y sobre todo beneficioso para las empresas. No tengo noticias oficiales al respecto, veremos.

La consultoría privada de internacionalización supongo, puesto que no tengo cifras, que vive una época dorada. Yo sigo ganándome la vida dignamente, lo afirmo porque el creciente número de empresas que empiezan a dedicarse a esta actividad seguramente sí sea un indicio. En algunos caso como en la propia actividad exportadora muchas de éstas se hacen un hueco bajando precios para atraer a potenciales exportadores lo más rápidamente posible. El resultado es que habiendo mucho trabajo muy pocos ganan dinero con esta actividad. Me recuerda al sector de la construcción haya en el 2007...

Respecto a mi actividad bloguera a duras penas he logrado mantener el tipo. Compruebo que incluyendo éste casualmente igualo el número de artículos publicados en 2012. Las cifras medias de lectura también se mantienen y globalmente el Exportador Digital ha alcanzado las 134.000 páginas vistas tras el primer artículo en marzo de 2011. No está mal dadas las durísimas circunstancias personales y familiares que he padecido este año.

En definitiva 2013 creo que ha sido un año de tránsito, más malo que bueno, y espero y deseo; de inflexión.

Recibe, cordial lector, mis mejores deseos para 2014.