22 octubre, 2013

FRANCIA PIERDE MARCA INTERNACIONAL

A cada uno lo suyo: el Made in France 
cada vez vende menos en el extranjero


Esta semana he leido con atención esta semana un artículo francés de la publicación L'Entreprise titulado "Por qué el Made in France no cumple sus promesas en el extranjero" El artículo se centra sobre un reciente estudio de una agencia de publicidad que no deja bien parada la imagen exterior de nuestros vecinos galos. Sus productos siguen manteniendo atractivo, pero sus argumentos en contra ganan peso. 

marca Francia




El estudio, realizado mediante encuestas a 800 personas en 25 países viene a decir que las cualidades atribuidas a los productos franceses son grandes, pero que cada vez menos llegan a cumplir las expectativas creadas, aún mayores. ¿Victimas de su éxito? Una intransigencia apasionada y la audacia de la nuevas ideas, que antaño marcó la imagen francesa ya no son tan reales.

Los puntos a favor siguen vigentes. La calidad y el diseño, fundamentalmente realzado en los sectores del lujo y de la automoción, son todavía reconocidos internacionalmente. Los encuestados interpretan que el origen de estos factores se basa en el aspecto artesanal y humano de los productos franceses; y que de paso hacen que el precio sea un factor secundario.

Los factores desfavorables sin embargo desdibujan este panorama. Para empezar atrás quedó la excelencia tecnológica francesa concentrada en el TGV (AVE francés) o el propio Concorde, de la que ya sólo quedan tecnologías industriales punteras asociadas a un reducido número de empresas.

La funcionalidad decepciona fuera de sus fronteras, acelerándose la pérdida de audacia y de personalidad percibidas. Parece que un cierto conformismo está restando diferenciación a sus productos, que antes se caracterizaban por su "toque francés".

La arrogancia permanece, factor que desanima a las colaboraciones de profesionales de otras nacionalidades. Paradójicamente esa misma intransigencia es reconocida también como una especificidad francesa que hace a sus ciudadanos especiales y diferentes al resto.

La conclusión es que algunos de nuestros vecinos europeos, grandes rivales en la escena comercial mundial tampoco pasan por su mejor momento. Si bien quizás no tengan que enfrentarse a la mala prensa que acompaña a los españoles en los últimos años, lo cierto que esta encuesta viene a recordarnos que la marca país es un concepto dinámico, que aún sin tener factores negativos en contra pierde peso en la consciencia de sus potenciales consumidores si no se trabaja y se potencia de manera activa a lo largo del tiempo.


Artículos relacionados: