10 julio, 2013

DIVISION EN LA COMUNIDAD EXPORTADORA BRITANICA

La diferencia de tamaño marca el éxito
o el fracaso en lo que a exportación se refiere


Tenía pendiente comentarte desde hace unos días una noticia que me ha llamado fuertemente la atención. Se trata de una encuesta realizada en el Reino Unido por The Institute of Export (I.O.E.)sobre las diferentes, a veces incluso enfrentadas, percepciones entre los miembros de la comunidad exportadora británica.




Resulta que se ha creado una brecha entre dos grandes grupos de empresas: las pequeñas que facturan menos de 25 millones de libras (29 M€) y las llamémoslas medianas, con un volumen de negocio superior.

Las primeras sufren de forma importante la falta de experiencia, financiación y apoyo de las instituciones junto con un cierto desdén hacia Europa; factores todos ellos que lastran su salida exterior.

Las empresas de mayor tamaño conocen más y utilizan mejor los organismos y programas de apoyo, especialmente la UKTI (homólogo del ICEX) 

La financiación de estas operaciones sigue siendo una de las mayores barreras. En este aspecto nuevamente las empresas de mayor tamaño son capaces de financiar mejor su esfuerzo inversor; si bien lo hacen más con recursos propios o con acuerdos bancarios porque los programas públicos de apoyo a la financiación no están dando los resultados deseados.

Curiosamente las empresas británicas más pequeñas son reticentes a pedir financiación a los bancos porque creen que puede perjudicar su imagen ante éstos ya que su deseo de exportar puede ser entendido como una evidencia de su falta de liquidez.

Sin embargo no es la financiación, sino la falta de experiencia y de confianza los dos factores que echan para atrás a las empresas a la hora de internacionalizarse.

Además esta encuesta señala otra serie de factores generales:

- el 60% de las empresas británicas confía en aumentar sus exportaciones en los próximos cinco años

- la mayoría de las empresas no forman a sus empleados en comercio internacional: menos de un tercio lo considera necesario

- más de la mitad de las empresas con facturaciones superiores al millón de libras (1,16 M €) han establecido una estrategia de internacionalización 

- dos de cada tres empresas autofinancian su exportación en vez de buscarla externa

- sólo una de cada cuatro empresas conocen los servicios y apoyo institucional de UKTI y Cámaras de Comercio


Por último un reconocimiento a la marca país de nuestros vecinos: muchas empresas han reconocido que logran ventas porque los compradores internacionales han tenido buenas experiencias previas en lo que a pericia y seriedad se refiere por parte de empresas británicas.

Mi intuición me dice que el panorama exportador español tiene similitudes importantes con esta fotografía. Desde luego aquí no tenemos el debate si UE sí o UE no, pero es indudable que el tamaño sí importa. Una empresa con suficiente facturación, aunque por ejemplo haya empezado a internacionalizarse hace sólo cinco años, ha tenido capacidad para dotarse con los medios necesarios para hacerlo bien y con ciertas garantías de éxito.

Me ha llamado la atención que las PYMEs británicas más pequeñas no acudan a los bancos para solicitar financiación para sus exportaciones por cuestiones de imagen. ¿Qué ocurriría en España si fuese efectivamente así?


Artículos relacionados: