21 mayo, 2013

LAS CAMARAS DE COMERCIO ESTABILIZAN SU SITUACIÓN

La nueva ley permitirá a las Cámaras de Comercio mantener y reforzarsu apoyo a la internacionalización empresarial



Aunque con unos días de retraso no quiero dejar pasar esta semana sin hacer una valoración sobre la aprobación del anteproyecto de la Ley de Cámaras de Comercio.

Como uno de los organismos con mayor experiencia y peso en la internacionalización empresarial de este país se trata sin duda de un hecho relevante, que por otro lado ha sido ampliamente recogido por toda la prensa nacional.

"Internacionalización de pymes y formación dual, nuevas tareas de las Cámaras de Comercio" o "Creada la Cámara de Comercio de España" son dos buenos ejemplos que te invito a leer para conocer en detalle los cambios que se avecinan.





En este blog recojo desde hace tiempo la actividad y las estrecheces que ha sufrido esta institución en los últimos años. En mi ultimo artículo "Cámaras: reconstruyendo por el tejado" del pasado mes de diciembre describía precisamente la tensión a la que se estaban viendo sometidas a la espera de la aprobación de la nueva ley que a partir de ahora las regula.

Respecto a su financiación no acabo de ver la diferencia entre su situación tras la anulación de su cuota a las empresas en 2010 y la que van a vivir a partir de ahora. El gobierno actual da por buena esa supresión y las Cámaras hace ya tiempo que ofrecen servicios de pago a las empresas para financiarse.

Precisamente los servicios de comercio exterior han aumentado su peso y tienen mucha importancia en su oferta de actuaciones de apoyo a las empresas, sin duda cada vez más demandadas por la creciente necesidad de exportar. En este aspecto es donde quizás la creación de la Cámara de Comercio de España, una de cuyas funciones será servir de nexo de unión entre las Cámaras "de aquí" y las Cámaras Españolas en el Extranjero, permita crear una verdadera red internacional de oficinas que dé soporte y permita ejecutar acciones a las Cámaras en origen.

Si no es así y no se articula una buena colaboración entre ellas me temo que las Cámaras seguirán cojas al tener que apoyarse en consultoras externas. No es que ésto último sea malo en sí, sino que puesto que parecen dispuestas a competir ahora ya sí de forma oficial en el mercado de la consultoría, depender de terceros es probable que les reste competitividad.

En todo caso y a modo de comentario final me alegro de que su situación se normalice y que se permita a las Cámaras seguir dando servicio a las empresas, PYMEs que sin duda agradecen un buen consejo y la orientación que estas instituciones ofrecen.



Artículos relacionados: