06 junio, 2012

EXPORTACION PIGGY BACK A LA FRANCESA

Francia apoya a sus grandes empresas para que colaboren
con la internacionalización de las pequeñas y medianas

Hace tres meses cuando el ICEX lanzó el ICEX Next como parte de su nueva estrategia quedó en la sombra el Consejo de Orientación Estratégica. Este organismo, con participación de catorce grandes multinacionales españolas, forma parte del Consejo de Orientación Estratégica del ICEX.
Así empresas como Telefónica, Santander, BBVA, Inditex, Barceló, Iberdrola, Repsol, Acciona y Mapfre entre otras supuestamente no sólo prestarán su experiencia sino que apoyarán y colaborarán con nuestras PYMEs en su salida al exterior.

Como ya estás supuniendo tengo dudas de que esta propuesta llegue muy lejos y probablemente pase algún tiempo hasta que volvamos a oír hablar de este Consejo. Lo cual no quita para reconocer que la idea me parece muy interesante y que realmente podría ser un magnífico puente de internacionalización para buenas empresas españolas con complementariedad con estos gigantes empresariales.

Francia ya cuenta con un proyecto similar llamado "Pacte Export" (Pacto de Exportación), además de bastantes más multinacionales que España para ponerlo en práctica. Y sin embargo tampoco parece que les vaya muy bien; por razones, intuyo, similares a las que se darán aquí.

El  compromiso por parte de las multinacionales francesas se resume en "dar trabajo a los franceses a precio y calidad comparables" Poco se puede decir contra ese propósito, si bien es una frase para la galería, muy políticamente correcta y patriótica, pero con poca validez práctica.

El programa está bien estructurado e incluye tres tipos de apoyo entre la multinacional y la PYME: 

  • apoyo logístico: la PYME cuenta con espacio físico cedido en las instalaciones en destino de la multinacional
  • apoyo promocional: la multinacional ya implantada en el extranjero comparte su experiencia y contactos con la PYME
  • apoyo estratégico: Pacto de Exportación identifica a las PYMES susceptibles de colaborar con la multinacionales y les pone en contacto con éstas

Y sin embargo pese a tratarse de un movimiento impulsado por nada menos que el Secretario de Estado de Comercio Exterior francés, después de tres años sólo 19 de las 40 multinacionales posibles han llegado siquiera a firmar este acuerdo.

El primer y más importante handicap francés, compartido con nosotros, es su falta de espíritu de equipo y su incapacidad para colaborar entre empresas por mucha complementariedad que exista. Pese al ejemplo que describe el artículo la realidad es que los casos de éxito de esta iniciativa con escasos. Las causas son compartidas entre ambas partes: las multinacionales muchas veces no perciben las ventajas prácticas, y las PYMEs, teóricamente aún más beneficiadas, se vuelven conservadoras; temerosas de que su know-how sea copiado por la multinacional que la acoja o incluso que llegue a ser absorbida por ésta

Por lo tanto la conclusión a la que se llega sin mucha dificultad es que para que el método sea válido hay que  reforzar sus aspectos prácticos para que ambas partes identifiquen el interés mutuo. Confiemos en que el Consejo de Orientación Estratégica tome nota para no repetir errores.