16 abril, 2012

COMPETICION MUNDIAL DE ACCESO A LOS MERCADOS BRICS

La oportunidad de acceder a los mercados BRICS
es histórica, pero no permanente

Estos últimos días he leído un par de artículos de prensa británica especializada sobre las oportunidades que ya ofrecen los tan mencionados mercados  B.R.I.C., B.R.I.C.S. si incluimos Suráfrica.

La sensación con la que se queda uno es que al empresariado anglosajón le debe pasar algo similar al español: salir a exportar le da una pereza...

Los dos artículos son "Harnessing vibrant opportunities in South America" y "The New BRIC spenders" ("Aprovechando las atractivas oportunidades en Sudamérica" y "Los nuevos consumidores en los BRIC")

En el primero de ellos The Institute of Export da una serie de consejos a las empresas británicas con interés en ampliar marcados en Sudamérica. 

Empezando con el dato de que Brasil acaba de superar al Reino Unido como sexta potencia económica mundial; a continuación el artículo sigue con una rápida descripción del resto de mercados relevantes: Colombia, Argentina, Chile, (donde por cierto los británicos son el 4º inversor) y Venezuela.

Los nuevos consumidores en los BRICS


Después se tratan los aspectos prácticos a la hora de abordar estos mercados: empezando por un estudio pormenorizado dada la complejidad de estos mercados. Incluye el estudio de la fórmula de pago, financiación y por supuesto divisa en la que la empresa británica puede esperar cobrar.

Conocer en profundidad la potencial demanda del producto y las variaciones que quizás deban hacerse para adaptarlo también es fundamental, así como la posibilidad o idoneidad de mantener su nombre según los registros y derechos de autor en destino.

Por último otros consejos incluyen conocer los canales de distribución y la logística que conlleva; así como adaptar la página web y traducirla al idioma del mercado al que se dirijan.

El segundo artículo "Los nuevos consumidores de los BRIC" me ha gustado porque cita dos ejemplos reales de dos empresas inglesas en sectores en los que España puede competir muy bien: calzado y mecánica. La primera se llama Pavers Shoes y como veis en su web aparte de un potente enfoque hacia el comercio electrónico tampoco parece un fabricante fuera de común. Y sin embargo aprendemos de la mano de su gerente Stuart Paver que esta empresa familiar ya vende 250.000 pares de zapatos en su tercer año de implantación en la India, y que en cinco más ya venderán más en el propio Reino Unido.

Xtrac ha conseguido que sus cajas de cambios sean obligatorias para todos los equipos de competición automovilística en Brasil. La empresa ha celebrado su 25 aniversario en 2011 con la mejor facturación histórica, añadiendo otras 60 personas a los 220 empleados con los que ya contaba y empezando a evaluar seriamente los mercados asiáticos.

El artículo diluye estos dos casos de éxito entre datos y cifras sobre la demanda con la que ya cuentan todos estos mercados emergentes, que nos alcanzarán en poder adquisitivo en las próximas dos décadas.

El mensaje fundamental es que las grandes capas de clase media ya están apareciendo en todos estos países y es en ellos donde va a crecer de forma general en los próximos años. Ahora mismo son en su mayoría nuevos consumidores, ávidos por hacerse con productos y servicios a los que hasta hace muy poco tiempo no tenían acceso.

Actualmente hay sitio para todos los oferentes, que a diferencia de los mercados más desarrollados no tienen que quitar un cliente a sus competidores para hacer una venta. Las dos cuestiones son cuánto durará esta situación y si serán empresas locales o extranjeras las que lo oferten en el corto plazo.

Para acabar una apreciación personal: una vez más se confirma que paradójicamente hablar inglés no es sino una herramienta; no un fin en si mismo ni por supuesto una excusa para no salir a buscar nuevos mercados.
Desde le punto idiomático es evidente que ser angloparlante tiene algunas ventajas, pero me atrevo a decir que cada vez menos. 

Primero porque la gran mayoría de los mercados de crecimiento no tienen el inglés como lengua oficial; pero sobre todo, y como comprueban los españoles que viajan a Latinoamérica, el idioma acerca pero las barreras culturales, aparte de otras muchas, están muy presentes. La forma y el ritmo de hacer negocios varía sustancialmente de un país a otro, aunque compartan la lengua. En definitiva no pensemos los españoles que Sudamérica nos espera. Los brazos abiertos lo están también para nuestros competidores, que igualmente se están haciendo entender por los compradores.