29 diciembre, 2011

CAMARAS: CAMBIAR TODO PARA QUE PAGUEMOS LOS MISMOS

La Comunidad Valencia pasa a financiar 
a las Cámaras regionales

Bueno, no hemos tenido que esperar mucho. Menos de una semana después de publicar mis reflexiones sobre el futuro de la Cámaras y de su actividad de apoyo a la internacionalización, el diario Expansión acaba de darnos la respuesta y confirmar qué va a pasar con las Cámaras.

La respuesta que lo resume es...nada.

La noticia, publicada también por ABC de forma entusiasta, recoge el acuerdo firmado entre el Consell valenciano y las cinco Cámaras de la comunidad por el cual el primero financiará con 5,2  millones de Euros a las cinco instituciones camerales  regionales: Valencia, Alicante, Castellón, Orihuela y Alcoy.

Según el ABC la Generalitat Valenciana delega en las Cámaras una serie de funciones, que Expansión detalla y que resultan ser bastante numerosas: PYMEs, comercio, emprendedores, formación, industria, desempleo, innovación, medio ambiente, transporte, turismo e incluso justicia. Y por supuesto internacionalización.

A la vista del número de funciones parece que más que delegar la Generalitat se ha quedado sin utilidad alguna; pero centrémonos en internacionalización. A partir de ahora el gobierno valenciano contará no con una institución, el IVEX, dedicada al apoyo empresarial en este área, sino con dos. Duplicidad en tiempos de crisis, ineficiencia, descoordinación, luchas internas de poder, política.

La incógnita ha sido despejada; no parece desmesurado pensar que el resto de Autonomías copiarán esta resolución en mayor o menor medida en los próximos meses. Esta decisión tiene personalmente un sabor agridulce. Por un lado me alegro por los técnicos de internacionalización de las Cámaras, con los que he colaborado a lo largo de varios años. Por el otro me pregunto si como ya ocurre con los organismos regionales las Cámaras también pasarán a ser competidores desleales de los que como yo nos dedicamos a la consultoría de internacionalización privada.

La unificación de la marca España pasa por la unificación de las instituciones que la promueven, unificación entendida por reducción; ya que nadie financia acciones para que el rédito se lo lleven otros. La reestructuración del apoyo empresarial a la internacionalización empieza con mal pié.


Artículos relacionados: