23 noviembre, 2011

MINISTERIO DE INTERNACIONALIZACION

Propuestas para el nuevo ejecutivo español

AMEC, asociación de 450 empresas exportadoras solicitaron hace unas semanas al que fuese a ser próximo gobierno tras las las elecciones nacionales del pasado domingo la creación de un Ministerio de Competitividad para "espolear" la internacionalización e innovación empresarial.

Esta petición, recogida por el Diario Expansión, ya tiene destinatario definido y me parece un tema de mucho interés para ser tratado en este blog.

Según AMEC la creación de dicho Ministerio fomentaría una mayor eficiencia de los organismos oficiales (ICEX, Cofides, Cesce, Invest in Spain) a la hora de dar créditos las empresas en el extranjero, no disminuir las subvenciones públicas a las pymes que se están abriendo camino en otros países y un nuevo Plan Nacional de I+D+i.

Personalmente estoy totalmente de acuerdo en el fondo, pero no en la forma. Pensar que crear un Ministerio va a arreglar o al menos mejorar una situación es como pretender que un Ministerio de la Igualdad equilibre la situación de las mujeres frente al hombre: una loable declaración de intenciones, que tras el fogonazo inicial queda en más bien poco. 

Y que además detrae de por sí una enorme cantidad de recursos, que precisamente pretendemos invertir en créditos y subvenciones a las empresas. Una vez más gastar en gestionar en vez de invertir en producir, una costumbre muy arraigada en nuestro país.

Por otro lado los directivos de esta importante asociación intentaron quitarle hierro a la polémica sobre la descoordinación entre los organismos de apoyo público a la internacionalización, argumentando que las cifras de exportación demuestran que el modelo funciona, aunque asumieron que falta eficiencia por los solapes de competencias.

Mi opinión es que AMEC no quiso hacer sangre en este punto. Volviendo a mi reflexión anterior aquí tenemos otra muestra de que da la impresión de que hay más gestores del apoyo que beneficiarios, y que una vez más el exceso de instituciones no hace sino crear tensiones y desavenencias entre ellas, lo que les resta eficiencia. Crear un Ministerio no haría sino complicar el modelo en vez de simplificarlo.

¿Qué medidas creéis que se deberían tomar a nivel institucional y de organismos de apoyo?


Artículos relacionados: