06 abril, 2011

ARGOS JAPON SE ACTIVA FRENTE A LA TRAGEDIA

ARGOS Consulting Japón presenta las nuevas oportunidades
comerciales que surgen tras la catástrofe


Eduardo Peña, director de
ARGOS Consulting Japón
El tsunami ha dejado tras de sí miles de muertos, crisis económica y un grave accidente nuclear. Sin embargo el efecto de estos dramáticos acontecimientos no impide que el país nipón no sólo siga importando productos, sino que sus importaciones aumenten todavía aún más.

Algunos, a causa de la polución radioactiva, como las verduras congeladas y el agua embotellada, pero, sobre todo, porque hay muchas fábricas paradas, sin poder producir. 

Algunas han sido destruidas o semidestruidas por el terremoto y los tsunamis, pero son muchas más las que no pueden funcionar debido a los cortes de luz, ya que se trata de fábricas que no pueden estar funcionando intermitentemente cada pocas horas. La situación de insuficiencia de energía eléctrica en la zona de Tokyo y alrededores, afectando a la mitad de la población de Japón, parece que continuará durante varios meses.

¿Cuáles son esos productos cuya importación va a aumentar? La única manera de enterarse es estar atento a lo que sale en los periódicos o comentan en televisión. Hasta ahora, lo que nuestra oficina ha podido detectar son los siguientes productos:




- Verduras congeladas
- Agua embotellada
- Cerveza
- Zinc
- Productos que utilizan zinc, especialmente recubrimientos para la construcción
- Cobre
- Productos de cobre
- Papel
- Tinta y solventes y etileno para fabricar tintas

Es fácil figurarse que también aumentará la importación de algunos alimentos, algunos materiales de construcción y algunas materias primas en general. No creo que tenga influencia o, si la tiene, sea negativa, en los productos de lujo, exóticos o superfluos.

No hace falta decir que las empresas japonesas no están esperando a que alguien venga a hacerles ofertas. Al día siguiente de encontrar espinacas contaminadas cerca de Fukushima, ya salió en la televisión una fábrica china de congelados diciendo que ya no daban abasto para servir los pedidos japoneses. No nos están esperando, pero sí estarán más abiertos a escuchar ofertas.

Tampoco podemos pensar que los japoneses van a relajar la precaución que tienen al tratar con un posible nuevo proveedor. No van a bajar la guardia, pero estudiarán las ofertas con una actitud más positiva.

Y por supuesto, no va a cambiar la normativa, los estándares, las homologaciones y las medidas de seguridad. Pero es posible que estén abiertos a considerar maneras distintas de hacer las cosas, hasta cierto punto y que se suavicen partes de la normativa que no son fundamentales. Por poner un ejemplo, ya han simplificado los trámites para la importación de agua, que estaban entre los más complicados.

Así pues, no es ningún chollo, no hay posibilidad de pelotazo, pero es una oportunidad.

Y, por supuesto, no somos los únicos que hemos detectado la oportunidad. La ha detectado todo el mundo, así que habrá tanta competencia como siempre. Pero habrá más movimiento y eso quiere decir más oportunidades para todos.

En principio valen todos los sectores, porque va a haber oportunidades en una gama muy amplia, pero, por supuesto, hay más argumentos y es más fácil de presentar en el caso de los sectores mencionados más arriba.

Para obtener más información y evaluar una posible colaboración comercial podéis poneros en contacto con Eduardo Peña directamente, haciendo clic en su fotografía.